Creative Commons License
El contenido de este
blog es exclusivo de su autor

miércoles, 22 de octubre de 2014

El reflejo de una mujer hermosa

Ella llevaba un sencillo pantalón azul y unos pequeños botines que hacían juego con su oscuro abrigo, en su mano derecha un anillo adornado con una lisa y brillante piedra gris, y en su cuello un collar con la figura de un gato. Su cabello natural y castaño ondeaba al ritmo de su paso; en ese momento pensé: ¡Wao!, hasta corriendo se ve bella.

Habían pasado 30 minutos de espera. Mientras ella me explicaba los pormenores de su tardía entrada; yo solo me perdía entre el café de sus ojos y el suave hechizo de su hermosa voz.
Ni yo mismo podía creer que ella estaba allí frente a mí, me parecía un sueño, de solo pensar que hace varias semanas ni siquiera volteaba a verme cuando la veía pasar, y mi corazón sonaba como un trueno cada vez que me respondía un simple saludo de cortesía.

Fue un estupendo día. Siempre he creído que no hay nada más hermoso en la naturaleza que una mujer hermosa, de modo que me fue imposible escapar ni un instante al encanto de su sonrisa que despertaba mis ánimos a cada momento.
Ambos conversamos de nuestras vidas e incluso de nuestros sueños y hazañas del pasado. Recordamos uno a uno los detalles que nos llevaron a estar ahí, desde el primer día en que le obsequié un chocolate, hasta el resto de situaciones encubiertas en las que trataba de llamar su atención. 


El primer día que la vi me encontraba sentado esperando a ser atendido en la oficina donde ella trabaja, es de las típicas sedes administrativas, dónde suenan los teléfonos a cada momento, y donde cada trabajador tiene su propio cubículo encerrado, menos ella por supuesto, ella tenía su propio escritorio cerca de la entrada, puesto que era quien pasaba las llamadas y recibía a cada persona que llegaba al lugar, su imagen denotaba elegancia y educación, de tez blanca, joven y amable. Su reflejo podía verse en el brillante piso. Para evitar incomodar, yo solo observaba el suelo y me deleitaba con el reflejo de su belleza.

Al principio me creí un loco, ¿qué va a pensar de mí esta muchacha si sabe que la miro tanto?, después de ese día no pude dejar de verla, no sé si era el destino o una constante casualidad, pero casi a diario me la conseguía por esos lados.


Y luego de tanta insistencia, me di cuenta que la belleza no yace solo en lo físico, eso va más allá de ver a alguien. Aunque conmigo Cupido pinchó desde el primer momento,  ella se ha encargado de mantener vivo ese flechazo, aunque sea por un instante o un largo rato; pienso que las personas llegan a tu vida por alguna razón posible, con alguna misión en especial. Y de esta inocente ilusión puedo ver el verdadero reflejo de una mujer hermosa. 

domingo, 16 de febrero de 2014

La crónica de una visa negada

Sentado  observaba entretenido la sobra de una bandera ondear, mientras el brillo del mármol en la sala reflejaba la imagen de algunas personas que salían del edificio. Eran días de lluvia aunque esa tarde el sol se mostró imponente sobre el este de la ciudad, no tenía idea de cuánto tiempo había pasado allí adentro. Por momentos pensaba en irme y dejar todo así, pero ya no había vuelta atrás debía continuar para saber que pasaría.

Un trayecto que habitualmente dura entre 9 y 10 horas, desde mi pueblo hasta la capital de Venezuela, esta vez se extendió a 14. Pensé que perdería la cita por el volcamiento de una pesada gandóla en medio de la humedad de la autopista que causó un largo embotellamiento vehicular.

Mi cita estaba pautada para las 7:30am y tenía planeado llegar más temprano e irme directo a la embajada, pero ya eran casi las 10am y tuve que tomar un transporte que me llevara velozmente.
Y allí estaba yo, recorriendo la ciudad en moto, era una experiencia jamás vivida pero el momento lo ameritaba y entre el cansancio y lo confuso de mi pensar debía sortear los miedos e idear una ruta rápida que me llevase en pocos minutos.

Embajada Americana en Caracas
Una joven de unos 20 años daba las instrucciones de entrada, y dejaba bien claro que apenas y podías entrar vestido. Primero te chequean, es una forma de saber si existes, aunque después de unas 3 colas mas siguen con la misma duda, toman tus huellas, te pasan por sensores, te preguntan lo más básico, pero igual hay que estar preparado para lo difícil, como si fuera una especie de examen. Seguimos en orden cada trayecto dentro del lugar, y todos guardan silencio, hasta la experiencia final.

Aunque la gran mayoría aprovecha la espera para alardear de sus viajes y vida en USA, solo pasan a renovar sus documentos, están mas seguros pero esto no les garantizan una aprobación, . Por mi parte tenía mucho miedo, ya había recibido una negativa ¿porque?, eso nunca te lo dicen, solo te dan una planilla que al final no explica nada, y te vas en solitario y sin ánimos, odiando a esos gringos que no te supieron ayudar.

Era la segunda vez en cinco días que visitaba aquella sala con paredes de mármol rojo, esta vez me sentía más asustado que en mi primera espera, cuando luego de casi 3 horas recibí la misma respuesta aunque un poco más despectiva, es que esos funcionarios suelen ser muy groseros, quizás se sentirán protegidos por ese vidrio que asemeja a un cajero en un banco, solo que esta vez te aprueban tu visa o te hacen escribir La Crónica de una Visa Negada.

lunes, 10 de febrero de 2014

Como me gustaría

Como me gustaría poder descubrir su belleza diariamente, como me gustaría saber que está allí igual que el primer día, veloz y no tan distante. Me gustaría escucharle hablar con la misma ilusión de antes. Quisiera sentir que me extraña, quisiera sentirme buscado y oculto en sus pensamientos. Un poco más amado, un poco menos olvidado.

Escuchar mi nombre en su voz, y verme reflejado en su dulce mirada, adornada por la luz de sus ojos café y maquillada con la sonrisa que le hace ver naturalmente hermosa.

Me gustaría comprenderle un poco más, y hacer tantas cosas a su lado, como mirar las estrellas brillar desde lo alto de una montaña, y una tarde soleada juntos darle forma a las nubes que reposan distantes sobre un cielo azul.

 Simplemente me gustaría tomar su mano y  no querer soltarla jamás. Demostrarle mi cariño infinito, sin pausas y sin prejuicios.

Después de todo, son tantas cosas que finalmente solo me gustaría poderla enamorar.

jueves, 6 de febrero de 2014

Están advertidos

Hace unos días recordé un documental que explicaba el contexto histórico cuando explotó el caracazo, y es que todo comenzó con el despertar del sector estudiantil, en un proceso que duró meses antes de que gran parte de la población caraqueña decidiera expresar su descontento por lo que pasaba. Vivían en un ambiente de escasez, inflación, devaluación y bajos sueldos, ¿no les suena algo familiar a lo que vivimos hoy día?, pues 25 años después de aquellas movilizaciones, estamos en un ambiente algo parecido.

Estudiantes de la Universidad de los Andes en el Táchira, decidieron hace 2 días salir a la calle  en reclamo por la violencia e inseguridad en los campus universitarios, tras el intento de violación de una estudiante  la noche anterior, y como consecuencia 2 jóvenes presos.


Imagen de  http://www.ultimasnoticias.com.ve/

Esta situación ha despertado el espíritu de apoyo en las demás universidades, en Mérida, Trujillo y la Gran Caracas ya se van incorporando los reclamos por la situación económica ( inflación, desabastecimiento) y la libertad de los estudiantes detenidos.

El gobierno se equivoca en su discurso de confrontación y las acciones injustificadas al detener a estos universitarios. Ya que las protestas seguirán tomando fuerza, y si no se llega a un dialogo inmediato, la situación se les podría salir de las manos, cuando falta poco menos de una semana para conmemorar el día de la juventud. Una juventud enardecida que está advirtiendo a un gobierno que no tomas acciones favorables y que debe saber que este sector es imparable en su lucha, lucha que por años se ha encargado de ser una verdadera fuerza revolucionaria en las sociedades, solo le digo a Maduro y sus amigos. Están advertidos.

Fotografía extraída de Últimas Noticias, (protestas en Caracas)

miércoles, 29 de enero de 2014

Sobre mi interés por el beisbol

Esa noche el juego llegó al 9no ining con leve ventaja del equipo que a la postre fue campeón. Aún llevaba en mi mente la derrota de hace un par de años, cuando sorpresivamente cayeron ante su rival  de toda la vida.

Mientras lanzaban la pelota al plato, yo iba recordando cada una de las finales y cada una de las campañas, para un total de 11 en las que el fracaso estuvo de su lado. Aquella noche el 11 fue sin duda el número. El Navegantes quedó campeón por onceava vez y eran las 11 de la noche, el juego terminó 11 a 9, poniendo fin a la maldición de los 11 años.

Y hoy, luego de un año  me siento tan feliz como aquella noche en la que el Navegantes del Magallanes se tituló, solo que hoy el número cambió a 12. Tan solo 12 años después del día en que me interesé por el béisbol cuando esta franquicia se titulaba por vez número 10 y yo vivía la emoción de seguir a un equipo campeón.

jueves, 23 de enero de 2014

El día que conocí la música


video

"Fuimos y marcamos canciones que a mí me daban nota pero todos morían por Yesterday, y yo también tenía mi yesterday, esa  que se llama Lucy in the Sky with Diamonds, una canción toda fantástica y divina para bailar". 

Tenía días concentrado en el libro y en aquel tiempo mi curiosidad adolescente se alimentaba con la lectura. La historia estaba escenificada en los 60, me había adentrado tanto en sus personajes que ya me creía un hippie guerrillero, fue tanta mi fijación que me costó una multa en la biblioteca pública, por mantener el libro por casi 2 meses en mi casa.

Buscaba cada palabra y preguntaba por cada hecho que no conocía. En los 60 se escuchó mucha música, y esta casi devota lectura me permitió descubrir la mejor parte de la época, The Beatles y su Hey Jude, que en su momento fue la canción mas larga del mundo, un tema dedicado a Julian el hijo mayor de Jonh Lennon, quien prácticamente lo abandonó para dedicarse a su nuevo amor Yoko Ono.

Este sencillo lanzado en 1968 y compuesto por Paul Mccartney,  fue la primera canción que me hizo conocer la Música.


jueves, 16 de enero de 2014

El cine como expresión radial



Se había preparado para una entrevista radial, pero aquel día la cita sería frente a las cámaras. La profesora Elsy Urdaneta, protagonista de las pantallas en la radio, con su programa "De Pantalleros", transmitido semanalmente por la emisora de la Universidad de Los Andes en Trujillo, su antigua casa de estudio, y también el hogar de su profesión, y dónde igualmente conoció a su esposo, quien le acompaña en la pasión por las artes y el cine.

Esa tarde la entrevista sería breve, pero productiva. A continuación el resultado de lo que fue esta experiencia: