Creative Commons License
El contenido de este
blog es exclusivo de su autor

sábado, 10 de marzo de 2012

Para ustedes, entre el miedo y la satisfacción.


¿Saben algo?, todos alguna vez hemos sentido miedo, desde pequeños el miedo se manifiesta como una facultad innata en nuestro ser, incluso los más fuertes sienten miedo, mucho más del que alguna otra persona podría sentir, el momento no se hace esperar, muchos ahora están tranquilos, algunos otros estarán preocupados, es poco tiempo el que hemos compartido, existen unos que ya no están, hay otros que continuamos.

Día tras día acudimos al encuentro con los pupitres, las sillas o la habitual carrera por tomar un computador en la sala de redacción. Es común ver al distraído por los pasillos, al impuntual llegando tarde, el bromista con sus imprudencias, el estudioso pendiente de sus tareas, a la chica tranquila y al joven amargado, al muchacho callado pero pensante, la bonita, la rara, el extraño, el payaso, el que nadie conoce, el amigable y la alegre, hoy en día nunca faltan los distraídos con el celular, los perdidos en su mundo, en fin cada quien en lo suyo pero si nunca dejar preguntar ¿qué pasa?.

Lo que pasa es que esta noche decidí escribir sobre ustedes, quienes sigan, se queden, se vayan o se reduzcan a un simple encuentro en los pasillos o el comedor, no teman a nada, sigan adelante por cualquier camino que tomen, ese será el correcto, porque el único camino correcto es el que ustedes deciden; no existe un límite concreto entre lo que es el miedo y lo que es la satisfacción, sentir miedo es una señal de regocijo, porque en cierta forma te ves obligado a superar ese temor, a rellenar el vacío y a buscar la Felicidad ; errar, todos han errado, y les digo algo, lo que más han errado son los que más lejos han llegado. 

Nunca dejamos de aprender, como en una ocasión alguien dijo, “si te dicen algo, demuéstralo”, si, demuéstrenlo todo, investiguen, lean y analicen.



Actitudes anarquistas nunca dejan resultados satisfactorios, no es que se dejen atropellar, sino que se dejan enseñar, trabajen con inteligencia y no con malicia, sean observadores, manténganse al margen de los problemas, ayúdense mutuamente, escriban de vez en cuando, eviten la crítica, desaten su ira y den lo mejor de sí.

Mucho camino nos queda por delante y llegará el momento de dividirnos, mas allá aprenderemos a vivir el miedo. Diría un escritor muy famoso. "El periodismo es el mejor oficio del mundo".

Solo les digo, sientan miedo, mucho miedo y aprenderán a sentir satisfacción.

1 comentarios: